Classement taxonomique

Ma photo
Distraìda, sarcàstica, estoy sorda, algunas veces el AbsurdO Rige mi Vida y Mi Mente le Da la Vuelta al Día en 80 MUndoS.

22 juin 2007

En clave de Do

Ya eran las 8:20…

Esperaba en la última banca de la iglesia,
Y entre el tumulto de cabezas de la gente sentada… por fin logre ver el sube y baja, de su ensayo brioso… distinguí a su modesta Viola... Él me vio, lo sé… pero era mejor mantener la distancia…. Y que supiera por instinto, que siempre será un encanto acompañarlo, verlo…
Se que, me mete en un lió, en sus conciertos… no se si aguzar el oído a la orquesta, si escucharlo a él o simplemente contemplarlo mientras lee…





















Mmm… mientras decidía escucharlo a él, percibí que esa parte del Adagio de Tommaso Albinoni… que tanto me gusta es la que toca él.

Creo que siempre será mejor ponerle atención a las tan sublimes Violas,
ya que el presumido Violín por ende ya lo había apreciado antes…

-"Son la sal y pimienta" de las piezas orquestales, replicaba él, para defender su Violista profesión, "Por que la viola es como yo, modesta, el violín es muy creído, soberbio, quiere que lo oigan a él siempre…" La Viola en cambio sin ella, no hay magia.

Si no mal recuerdo eso me contestó cuando curiosee por que había preferido Viola y no Violín.

Ya eran las 9:45 y no me quise despedir, me dio nostalgía escucharlo…
(Mi amigo me acompaño, mientras salíamos me explicaba la arquitectura de la parroquia ya que estudia restauración de arte)…

Pero no quise voltear… No pude… lo siento.

3 commentaires:

Esteban Lagarde a dit…

Y que me decía que me extrañaba y que le decía que no quería volver a hablar con ella... Y que se iba y que veía cómo se iba de mí sin decir adios... Y que me quedaba tal y como empecé, solo.

Estella a dit…

Las Violas somos más solitarias, pasamos desapercibidas, pero siempre que no están, todos tienen esa sensación como que hace falta algo, algo en clave de Do...

Que valentía la tuya...

Zegim a dit…

Por eso hay que ser piano. Tan suave o fuerte como la ocasión no necesite.

Y por cierto que voltear... bueno, en serio que nunca se puede.